Archivo de la etiqueta: Totem

El lobo: El apoyo de la manada; Rvdo. Tiné Estrella de la Tarde

 

 

Si hay un animal, con el que a día de hoy, sigo trabajando y me sigue imponiendo un respeto monumental, ese es el lobo. Desde siempre, he sentido temor. Pero un temor inexplicable, un temor especial. Siempre he tenido pesadillas con éste animal, desde mi infancia. Hasta que un día decidí trabajar con el espíritu del lobo. Pues aunque me inspiraba terror, sabía que tenía que indagar en él. Curiosamente, éste animal, ha representado en mi vida dos grandes cosas. Una que ya descubrí en su momento. Y la otra, sigo tratando descubrirla.

A mi parecer, es uno de los animales más difíciles con los que trabajar. El trabajo es personal, sí. Y en mi caso, ha supuesto un verdadero esfuerzo que no sabría ni explicar.  El lobo llegó a mi vida, en un momento puntual, para hacerme saber, que si estaba pasando una mala racha (que la estaba pasando) ésta la debía afrontar con fuerza, con sabiduría y con inteligencia. No vino para decirme que mi suerte iba a cambiar o que la situación mejoraría. Por el contrario, la situación empeoró algo más. Pero venía para enseñarme, que, aunque pasase malas rachas, aunque las cosas parezcan empeorar cada día más, era la ocasión perfecta para acercarme más a los míos, tanto familiares, como amigos. Momento clave para darme cuenta de la manada. Momento clave para darme cuenta, que el individuo, solo y solitario, no tiene la misma fuerza. La solidaridad de la manada, el fortalecer los lazos sociales, las bases familiares fueron  la clave para pasar todo aquello. Incluso a día de hoy, sigo recordando y aplicando su lección. También me mostró que la verdadera felicidad no está en lo material, sino que se encuentra entre los nuestros, entre nuestra familia, nuestros seres queridos, nuestros amigos. En nuestro interior.

Ni la desesperación, ni el dolor. Ni las ganas de rendirse. Ni la continua sucesión de problemas, es excusa para rendirse. El lobo no se rinde, y con valor, fuerza y ayuda de su manada persevera hacia el bien común.

Aún sigo trabajando con éste animal. Es más, me he dado cuenta que cuando dejo de trabajar con él tan regularmente, sigo sintiendo ese temor inexplicable. El acercamiento a este animal nos dice mucho de nostros. En mi caso, trajo mensajes que no quería ver, pero que estaban ahí. Pero  al aceptarlos, pude correr libremente entre los bastos bosques. Sintiendome verdaderamente libre sin ser tachado de  “bestia”.

Así pues, esta es mi pequeña experiencia con el trabajo de éste animal. Y sé que no ha acabado aquí, porque aún tengo muchísimo trabajo con él.

Fuente: http://evenstarlight.wix.com/

El tigre y sus sorpresas. Rvdo. Tiné Estrella de la Tarde

 

 

Qué decir… Nuevamente, un animal que estamos acostumbrados a ver en numerosos lugares y  al que relacionamos rápidamente con la belleza de su pelaje, su ferocidad y su fuerza. La entrada sobre este animal, quizás sea más corta en relación a las pasadas, pero no por ello, vacía de intensidad y sentimiento para mí. Cuando apareció el tigre en mi vida estaba dudando sobre una situación que iba a ser determinante, más que determinante. No sabía si seguir o continuar por todas las dificultades y problemas que estaban apareciendo, y no solo eso, sino por las dificultades que yo preveía antes de que nada pasara.

El tigre es un animal de gran fuerza y energía. Un animal que nos trae el mensaje de enfrentarnos a la adversidad con la fuerza de voluntad. Algo, que como ya he dicho, en los momentos de mi vida en los que apareció, era más que crucial. Nos incita a no pensar tanto las cosas, a no analizarlas, a dejar nuestro animal salvaje campar libremente. Sin olvidar… Que su aparición, como fue en mi caso, puede suponer la entrada en nuestra vida de una persona influyente, que nos va a hacer sentir emociones muy profundas, con la que vamos a hacer cosas que nunca antes hicimos sin pensar y con quién, para muchos, se tiene con esta personas enlaces kármicos. Aunque por otra parte ésta es una cuestión en la que podríamos diferir y hablar mucho. La experiencia que viviremos tras la llegada del tigre o de esa persona valdrá la pena, porque será un antes y un después en nuestra vida, pero eso sí, debemos de ser conscientes de la intensidad de las emociones y de los momentos que se avecinan.

Nuevamente, el tigre bajo mi experiencia.

Fuente: http://evenstarlight.wix.com/

El colibrí y su gran enseñanza, por Tiné Estrella de la Tarde

haida_hummingbird_post_cards-r41219db2918a4c8587d3097f5c2110eb_vgbaq_8byvr_512
El colibrí, si algo representa por encima de todo, es la alegría de vivir por sí misma. Si analizamos su comportamiento, este animal, con su largo pico liba el néctar de las flores. Ese dulce manjar. Pero para ello, primero tiene de atravesar las partes más amargas de la flor. Sin olvidar, el esfuerzo que hace, mientras se mantiene inmóvil, aleteando, en su perspicaz vuelo.

Este pequeño pájaro, incansable, recorre una flor tras otra pada adquirir su preciado néctar, la dulzura de la vida. Tiene una actitud verdaderamente incansable, pues se mantiene especialmente a través de esta tarea. Aprendamos de él, a no cansarnos nunca de buscar la felicidad de la vida, los buenos momentos. Por muy complicado que nos parezca, hagámos el esfuerzo de libar el néctar de todas aquellas flores de la vida que nos vamos encontrando. Debemos de tener esa actitud cada día, de tener la voluntad y las ganas de sacar lo mejor del día y de las personas, de los momentos, de las situaciones. En este sentido, me recuerda también mucho a la abeja. Nos da fuerza, hasta en los peores momentos, para sobrepasar cualquier obstáculo que nos sobrevenga.

No olvidemos que una de nuestras grandes lecciones es, disfrutar de la vida cada día, saber valorarla, saber sacar el néctar de cada instante y ser feliz por nosotros mismos, sin tener como fuente de felicidad el exterior, mutable y perecedero. Porque la felicidad, no es un fin, no es una meta. La felicidad es todo el proceso. Ese enorme proceso que llamamos vida. Y la vida es aquello que pasa mientras nos estamos decidiendo a vivirla. No podemos esperar a ser felices hasta que alcancemos las metas o los objetivos que nos propongamos. No podemos esperar a ser felices hasta que las situaciones cambien. Dejémos de ser las víctimas de los acontecimientos, y seamos los verdaderos guionistas de  nuestra obra, nuestra vida.Tenemos que aprender a ser felices, antes, durante y al final de nuestro camino.

El Tigre, por Tiné

El tigre.

Qué decir… Nuevamente, un animal que estamos acostumbrados a ver en numerosos lugares y  al que relacionamos rápidamente con la belleza de su pelaje, su ferocidad y su fuerza. La entrada sobre este animal, quizás sea más corta en relación a las pasadas, pero no por ello, vacía de intensidad y sentimiento para mí. Cuando apareció el tigre en mi vida estaba dudando sobre una situación que iba a ser determinante, más que determinante. No sabía si seguir o continuar por todas las dificultades y problemas que estaban apareciendo, y no solo eso, sino por las dificultades que yo preveía antes de que nada pasara.

El tigre es un animal de gran fuerza y energía. Un animal que nos trae el mensaje de enfrentarnos a la adversidad con la fuerza de voluntad. Algo, que como ya he dicho, en los momentos de mi vida en los que apareció, era más que crucial. Nos incita a no pensar tanto las cosas, a no analizarlas, a dejar nuestro animal salvaje campar libremente. Sin olvidar… Que su aparición, como fue en mi caso, puede suponer la entrada en nuestra vida de una persona influyente, que nos va a hacer sentir emociones muy profundas, con la que vamos a hacer cosas que nunca antes hicimos sin pensar y con quién, para muchos, se tiene con esta personas enlaces kármicos. Aunque por otra parte ésta es una cuestión en la que podríamos diferir y hablar mucho. La experiencia que viviremos tras la llegada del tigre o de esa persona valdrá la pena, porque será un antes y un después en nuestra vida, pero eso sí, debemos de ser conscientes de la intensidad de las emociones y de los momentos que se avecinan.

Nuevamente, el tigre bajo mi experiencia.

La abeja y su mensaje, por Tine

Un animal, que por una parte, nos llama la atención a muchos. Aunque suele ser cosa de avispas, las abejas de vez en cuando pican, sí. Yo por lo menos de pequeño he vivido esta situación. Pero lejos de esta cuestión, también nos vendrá a la cabeza su miel, ese manjar tan valorado en la antigüedad antes de la aparición de la azúcar y otros derivados. Considerada hasta en algunas culturas como un producto de consumición reservado solo a las clases altas, aunque como sabemos, podríamos decir en cierto modo que está a manos de cualquier intrépido y habilidoso que se atreva a robar este bien a estas criaturas.

Pero dejando este tipo de cuestiones tan sumamente interesantes, adentrémonos en el mensaje y en los secretos que espera contarnos este ser tan magnífico. Mirar, en un momento bastante inestable de mi vida, este animal apareció dándome una enseñanza y un mensaje que nunca olvidaré y por eso quiero compartirlo con todos vosotros. Cuando los días soleados de verano eran para mi nublados y tristes. Cuando no tenía ni esperanzas ni ilusión al despertarme por las mañanas, un buen día este ser se apareció ante mí. Al despertar, escuché un zumbido que no sabía de donde procedía. Extrañado me levanté y miré alrededor. No veía nada, no sabía qué podría ser. Di unos pasos hacia el altar que tenía en mi habitación y allí estaba. Una abeja preciosa, posada sobre la figura de la Diosa. En ese momento, me quedé sin aliento y supe que era una señal. Después de investigar sobre este animal, sus hábitos, sus comportamientos, y su papel en las sociedades. Después de meditar y aprender de ella. Hay un gran mensaje que tiene por transmitirnos a todos este pequeño ser tan importante para el ecosistema.

La abeja es la representación de la organización, de lo reglamentado. Acordémonos como sus celdas están basadas a partir ni más ni menos que una forma geométrica. Por otra parte, representan la productividad, y la sabiduría sí. Pero una sabiduría entendida desde otro punto de vista: la sabiduría comunitaria. Como ya hemos dicho, sus celdas, sus nidos, están formados a partir de una forma geométrica, el hexágono, considerado por muchos el símbolo de la dulzura del corazón. La abeja como productora de ese néctar, de esa miel que es tan sumamente especial y dulce, nos transmite el mensaje de que la dulzura de la vida, está dentro de nuestros corazones. Aunque el mundo caiga, las esperanzas desaparezcan, y el día siga gris, dentro de nuestros corazones tenemos esa fuerza, esa dulzura interna que nos sustenta y que tenemos que encontrar. Nos recuerda en este sentido, que debemos de ser capaces de extraer la miel de la vida en esos momentos grises. Como hacen ellas. Extraigamos la miel de la hiel. Extraigamos ese punto de felicidad y de dulzura en momentos grises y tormentosos.

También es el símbolo de lograr lo aparentemente imposible a través del trabajo, del esfuerzo, de la perseverancia y de la esperanza que nunca muere en nuestros corazones. Podremos alcanzar lo que nos propongamos y no debemos de olvidar que el poder está dentro de nosotros, no fuera.

Así pues, para terminar. Este pequeño animal que en el mundo urbano y en la sociedad del siglo XXI pasa tan inadvertido, me ayudó a salir de un hoyo muy profundo.

Recordad, recolectar la miel del día a día. De todo, que se puede, os lo aseguro. Sacad la miel de lo imposible.

El Salmón y su mensaje, por Tiné

El salmón, puede ser para muchos un animal no muy conocido. Desde luego en mi caso, no lo era. Me sonaba de haberlo visto muchas veces en los famosos documentales de la 2, donde se muestra siempre su ciclo y como son cazados por los grandes osos de los ríos norteamericanos. No sabía mucho más de lo que se suele explicar en esos documentales. Pero como suele ocurrir, la vida nos pone delante de nosotros mismos momentos de los que debemos de aprender y en los que se espera de nosotros un aprendizaje. Este fue mi ejemplo con el salmón:

Perdido, cansado tras una larga situación que me dejó agotado. Una situación de la que creía que todo se había acabado, que no me había servido para nada y que encima, no tenía ni ganas de seguir, ni ganas de continuar. Sumido en mi propia oscuridad, medité sobre mi situación… Apoyado con la espalda en el gran árbol, lloraba y lloraba. Me sentía perdido y sin fuerzas… Llamé a la Diosa Anciana que acudió en el momento, y sin hablar, me secó las lágrimas y me llevo a la orilla de un río. Yo le pregunté: ¿Qué mensaje me traes oh Gran Anciana…? Y ella, con su bastón señaló la superficie de aquel río, del cual, al momento, apareció un salmón. La miré, me miró, me sonrió y finalizó el viaje.

Tras la meditación, inicié mi búsqueda sobre este animal del que apenas sabía nada y mucho menos simbólicamente o en su aspecto esotérico y me encontré con su mensaje. Con su mensaje fortalecedor y esperanzador.
El Salmón, principalmente no enseña que debemos de vivir cada momento de nuestra vida como una experiencia y conocimiento. Cosa que se nos olvida la mayor parte de las ocasiones, sumidos en lo mundano. No enseña que cuando el influjo de la vida, la corriente y los acontecimientos nos echan para atrás, sabremos que podemos conectar con nuestro interior, con nosotros mismos para sacar nuestro valor y nuestra fuerza necesarios. Nos dice:“Es cierto que la corriente en este momento, es dura, fuerte y estás cansado, pero mira dentro de ti, y saca desde tu parte divina, desde tu alma, tu fuerza, tu voluntad y tu valor, para nadar contra esa corriente como un verdadero héroe”

Cuando el salmón entra en nuestras vidas, debemos de reflexionar si las circunstancias, si lo que estamos viviendo en ese momento, nos benefician, nos traen cosas positivas o por el contrario, solo nos lleva a estados de negatividad. Nos dice: “Amigo, como mis hijos tras mi muerte, has de ser capaz de volver al principio, reconstruyendo la ruta que una vez te trajo hasta aquí. Y tras haber sido capaz de reconstruir tus pasos, y volver al origen, reflexiona sobre la situación.”

Nos enseña también, que las oportunidades están en TODO en todas las situaciones, circunstancias… Que cada recodo de ese río, cuya corriente a veces, parece vencernos, es una verdadera aventura y no debemos verlo o tomarlo como un castigo divino, o como mala suerte. Sino como la oportunidad para la experiencia y el aprendizaje sin nunca rendirse. Nos enseña sobre la fuerza, nos enseña sobre el valor, sobre la determinación, sobre el nunca rendirse y sobre cómo no, los ciclos vitales. El salmón nos ayuda a vivir y a nadar en el río de la vida, que a veces se hace más complicado de lo que parece…

Seamos salmón