Archivo de la etiqueta: Hécate

Tras el Velo de la Diosa

Tras el Velo de la Diosa, es una obra llevada a cabo por Lady Ayra Alseret y el Rvd. Tiné Estrella de la Tarde, cuyo objetivo principal, es guiar al lector a través de las diferentes facetas de la Diosa en la Wicca. Un viaje interno y personal, en el que cada individuo se acercará a las diferentes facetas de este gran diamante, desde diferentes ópticas y perspectivas. Partiendo de algunos datos de tipo histórico y antropológico, se han seleccionados diferentes Diosas de distintos panteones de diversas religiones y culturas, teniendo como hilo conductor, las tres caras de la Diosa, es decir, la Doncella, la Madre y la Anciana.

Así mismo, se han facilitado una serie de tablas de correspondencias y rituales, para trabajar de forma más íntima y personal con estas potencias a lo largo de nuestro camino personal y dependiendo del momento concreto de nuestra vida. Este es un libro cuyo fin último es el trabajo personal en nuestro camino, un trabajo que muchas veces es complicado, pues estamos bombardeados de demasiada información, sin saber qué hacer con ella. Por ello, así mismo, su utilidad es totalmente práctica, y no teórica. No pretende ser una obra de carácter enciclopédico, ni tampoco la mejor forma o método de trabajo.

Es una obra más, que será un granito de arena más, en este incipiente mundo del paganismo.

La descarga es totalmente GRATUITA!!!

http://www.templodehecate.es/descargas.php

Aniversario, por Tiné Estrella de la Tarde

Como toda historia, la mía, tiene un principio. Pero en este caso, no creo que tenga lugar el final.
Hace muchos, muchos años, cuando yo era otra persona, me topé con el “Santuario de Hécate” en Sevilla. Mi vida estaba literalmente en crisis. Todos los aspectos de mi vida estaban muriendo y no veía lugar al renacimiento. Por aquel entonces, no era consciente de todas las energías de cambio y de transformación que subyacían detrás de cada acontecimiento que se sucedía una y otra vez. No quiero tampoco que el discurso se torne demasiado personal, pero la verdad es que, se podría calificar la situación como verdaderamente dramática.
En ese momento de oscuridad, tristeza, pena y sobrecogimiento, me encontré con Ella. Me topé con una sacerdotisa suya, que me abrió las puertas del Santuario en un momento en el que mi vida parecía destruirse, como la carta de la Torre. Su Santuario y su sacerdotisa y guardiana, me acogieron con los brazos abiertos, y desde el primer momento me sentí formando parte de una familia que poco a poco iba creciendo. La distancia física entre el Santuario y mi mentora, no medraron mis ganas, mi ilusión y toda esta magia inexplicable que estaba funcionando detrás. Se podría decir, que encontrarme con Ella, y con su Santuario tuvo un efecto de bálsamo fortalecedor en mi vida.
Iniciar mis estudios de Primer Grado no solo me formaban como sacerdote de la Tradición Correlliana, sino que me estaban formando como persona. Las lecciones son importantes, pero solo son la base de la que se parte. He aprendido mucho de ellas, pero sobre todo he aprendido de mi maestra y de mis compañeros, que poco a poco se iban sumando a esta gran familia. Pero sobre todo, he aprendido de Ella. De la Diosa Hécate. Me encontré con ella cuando mi vida parecía desaparecer. Mis estructuras caían y ardían, pero justo cuando parecía que todo iba a terminarse, Ella hizo entrada en la escena. Como una madre fuerte y protectora.
Poco a poco, junto a mi mentora, mis compañeros y la Diosa Hécate, fui reconstruyendo mi vida. Surgieron nuevas estructuras, nuevas ideas, pero sobre todo, surgió un nuevo yo, que era deudor de la Diosa, de mi mentora y de este Santuario. Porque sinceramente, no sé qué hubiera pasado sin la entrada de Hécate en mi vida. Ella, la “Perra negra”, la “Señora de los muertos y del Tártaro”. La que porta la llama y es garante del fuego. Ella, la que doblega cuellos erguidos, la feroz y temerosa Hécate, apareció en mi vida en el momento justo. Me sentí verdaderamente acogido por ella, por su sacerdotisa y posteriormente por esta gran familia.
Uno puede elegir caminar solo con los dioses, aprendiendo de los animales, de la naturaleza y siguiendo otros medios. Pero compartir tu camino y tus vivencias con más personas, es muy enriquecedor. Mi paso por este Santuario, que a día de hoy es Templo, ha sido largo, llevándome muy buenos recuerdos y momentos. Y repito, no soy de Sevilla, y tenemos kilómetros que nos separan, pero eso no ha impedido estrechar lazos con esta familia diferente.
Por otra parte, como es normal, uno termina conectando más con unos compañeros que con otros, pero seguimos siendo todos un mismo grupo, acogido bajo una misma maestra, compartiendo un gusto y una devoción especial por Hécate. Somos individuos con libertad e individualidad. Muchos de nosotros hemos tenido la oportunidad de formar nuestros propios Santuarios, pero como Templo, seguimos siendo una sólida y fuerte entidad. En este sentido, siempre me sentiré deudor de mi Templo Madre, y así lo llamo con frecuencia. Templo en el que sigo cursando mis estudios, ahora en Segundo Grado.
Así mismo, muchas cosas han cambiado desde mi ingreso en este Santuario. Ya no solo yo como individuo, sino mi concepción de la Diosa. Entré con la idea preconcebida de que Hécate era una divinidad esencialmente anciana. Con el tiempo, trabajo, estudio y experiencia personal, si me he dado cuenta de algo, es que es Doncella fuerte y férrea por excelencia. Igualmente. Madre tenebrosa y celestial. Mi imagen de Hécate como diosa Anciana, desapareció hace un tiempo y empecé a comprender muchas cosas. Aunque esto, no deja de ser algo más personal.
Esto son solo palabras que muy difícilmente, pueden expresar verdaderamente, mi paso por este Templo, pero en su aniversario, quería dedicarle aunque sea, unas líneas.

Hail Hécate, poderosa diosa de los infiernos, Madre Oscura.

Voces Paganas

Voces Paganas se perfila como un programa radial con un formato fresco lleno de temas de actualidad dentro del mundo pagano.

Esta semana pasada, Lady Ayra Alseret, se sumó al equipo para compartir un rato con ellos y hablar sobre Hécate y el Templo que dirige.

Check Out Spirituality Podcasts at Blog Talk Radio with Witch School on BlogTalkRadio

¿Qué necesita un altar a Hekate? Por la Rvd. Kaia Soria

Para empezar una pequeña aclaración: Escribo este artículo desde un punto de vista personal y desde mi experiencia con la Diosa porque  desde que empecé a andar con Ella, me he cruzado con muchos altares que  le rinden culto pudiendo tener una visión general de como debe ser un altar a Hekate.

Cómo es el primer artículo que se publica desde que el Templo no está operativo quiero dejar claro que este es un artículo de Danae Soria a nivel personal y no como Guardiana del Templo.

Recuerdo, ahora hace cinco años cuando me planteé esta pregunta en mi mente, al empezar a acercarme a Ella y la verdad es que las respuestas vinieron solas. Solo con asomarme a Hekate comprendí que su universo es tan grande que realmente no hay formas correctas de hacer con Ella. Solo las tuyas. Por lo que mi principal consejo es que te dejes llevar. Lo cual no significa, pon un pequeño pony rosa sobre tu altar como representación a la Deidad, pero dentro de unos limites de tolerancia y respeto, deja que Hekate  descubra para ti el camino del altar que TU necesitas para llegar a Ella. Creo que es importante remarcar esto, el altar nos refleja a nosotros mismos y es nuestro microcosmos. Es nuestra puerta de acceso a la Diosa. No es que la Diosa necesite un altar, con cuatro velas y tres cebolllas, se trata de algo más intrínsico dentro de nosotros mismos, algo que refleja nuestra alma y nuestra forma de caminar, hacia Ella.

WLANL_-_koopmanrob_-_Hekate

Algunos consejos útiles. Sigue las reglas generales de la tradición en la que te encuentres y si no tienes tradición como base podrías intentar, primero que en tu altar  Hekate tuviera una representación, no tiene porque ser una representación humana si no cualquier  objeto que te vincule a Ella, dentro de los limites, vuelvo a remarcar, de respeto hacia una divinidad, pon un pequeño bol para poner ofrendas, una vela y ya tienes un punto de partida. Dentro de la tradición helénica es casi esencial tener un sitio donde realizar libaciones y un pequeño incensario para quemar incienso. Cuando yo era Wiccana, consideraba que era imprescindible tener una copa ya que para mi simbolizaba el Calyx de la Diosa, el utero.  Pero la norma es fácil. Representación de Hekate, plato para ofrendas y una vela pueden ser un buen comienzo. Con el tiempo, apareceran cosas que agregar o cosas que quitar. Por ejemplo, yo tengo la costumbre de juntar las llaves que me voy encontrando en un lazo y ponerlas colgadas en mi casa, en su honor. Antes esas llaves pasan un tiempo por su altar.

Elige un bonito mantel, que trasmute la mesa que vayas a usar por un lugar sagrado. Sabes que sus colores, son rojo, blanco y negro pero ¿por qué cerrarse a esos? Hekate es señora del Mar, de los Infantes, de los Perros y de los Ciervos, comparte camino con un montón de Dioses y es soberana de los 3 reinos. De nuevo bajo la línea del respeto, trata de expresar en el mantel lo que sientas hacia Ella. Puedes bordar algunos de sus símbolos en el y puedes incluir incienso o hierbas en sus bordes para así darle un toque más mágico.  Recuerda lavarlo en un lugar especial, no mezclado con el resto de tu ropa diaria y perfurmarlo un poco con incienso al volver a usarlo para “consagrarlo” a su uso con la Diosa.

Si tienes el altar en una mesa, usa también la parte de abajo. Tenemos la consciencia de que el altar solo es la parte de arriba y no es cierto ya que la energía que alimenta el altar en la mayoría de los casos proviene del suelo. Procura tenerlo limpio, es bueno incluso que le des un trato especial a esa parte concreta de la habitación. Nosotras siempre hemos tenido las piedras de la casa en el hueco del altar, pegadas al suelo. Ellas agradecen estar ahí y la presencia de la Tierra en la forma perfecta de nuestros cristales le da mucha estabilidad.

¿Cómo cuidarlo? Acércate cada día a el aunque sean sólo cinco minutos. Realiza una pequeña invocación y revisa que no haya encima nada sucio, roto o que te resulte extraño. A veces los objetos no se rompen, ni están sucios pero resultan raros al mirar el altar. Su energía ya no hila con el resto del conjunto y es momento de retirarlos. Si es una ofrenda que quieres mantener hacia Hekate, puede llevarlo a algunos de sus sitios naturales de poder, siempre que sea algo que no vaya a contaminar la naturaleza.  No es necesario que hagas cada día un ritual extenso, es preferible que tengas una trato diario hacia la Diosa de menos tiempo pero sincero y con ganas,que que te machaques un día 2 horas y luego no puedas sacar tiempo en un mes. Y por supuesto si no vas a poder atender el altar y tenerlo cuidado es mejor que lo recojas.

¿Y cómo abrirlo? A mi me gusta hacer una declaración de altar, llamando a la Diosa y haciéndole saber que ese será un espacio dedicado a Ella y que te comprometes a cuidarlo.

87044f365c1167b1839faccb492f4181

Con estos consejos puedes poner un altar a Hekate en tu casa de forma fácil y tener un espacio para acercarte a la Diosa cuando necesites hablar con Ella, honrarla o hacer tus rituales.

Espero haberte sido de ayuda con tus dudas. Que la luz de sus Antorchas te acompañe siempre.

 

Fuente: https://templodehekate.wordpress.com/2014/10/31/que-necesita-un-altar-a-hekate/

Oráculo, por Nuhmen

Entré de nuevo en la habitación y todo había cambiado. Un silencio sepulcral reinaba en la sala y todos los allí presentes reunidos en torno a la única vela que iluminaba la estancia tenían la mirada fija en su mentora. Ella, inmóvil, recostada sobre el sofá, con una capucha cubriéndole la cara, parecía no estar allí. De pronto, lo entendí. El Oráculo había comenzado.
Todos nos mirábamos los unos a los otros, mientras sentíamos cómo una presencia familiar cuya energía todo lo iba inundando se manifestaba cada vez con más intensidad. No estábamos solos: teníamos ante nosotros a la Señora de las Encrucijadas dispuesta a dedicarnos unas palabras.
Uno a uno, nos fuimos levantando y sentándonos en el sofá junto a nuestra mentora, ahora controlada por la Diosa Oscura, dispuestos a escuchar el mensaje que Ella tenía para cada uno de nosotros. No hay, ni habrá, palabras para describir aquel momento. Al tomarla de la mano y comenzar a escuchar, todo pareció detenerse.
No había más sonido que el de la profunda voz que, entre susurros, nos hacía vibrar con sus palabras cargadas de simbolismo. A pesar de tener los ojos abiertos, ninguno pudo ver a su alrededor mientras duró el contacto con nuestra Patrona: todos estábamos sumidos en un bucle espacio-temporal, unidos a la Diosa, aislados de todo lo demás, perdidos en un torrente de sensaciones, caminando entre los mundos.
Nos dijeron que el primer oráculo al que uno asiste nunca se olvida, y creo que a quien nos lo dijo no le falta razón. No sé qué nos deparará el futuro, ni qué hallaremos ante las encrucijadas que los devotos de Hécate tanto transitamos. Lo único que tengo claro… es que desde ese momento todo ha cambiado.

 

Nuhmen Delos.

Templo de Hécate

Hace unos días recibíamos varias noticias importantes para nosotros desde la Lustración  de los Ancestros realizada durante los días 18 a 20 de Abril.

Por un lado, nos alegramos mucho de recibir la noticia de que el Rvdo Lon Dubh ha recibido el premio “Orden del Athame de Cobre”  y Rev Harwe Tuileva HPS, el premio “Orden del Turíbulo” por sus trabajos en el Templo de Brigit.

Por nuestra parte, nuestra estudiante de Segundo Grado. la  Rvda Purple Tide por su trabajo en Marruecos, ha recibido el premio de la “Orden de la Varita Dorada”, y queremos felicitarla por su gran trabajo y esfuerzo. Actualmente la Rvda Purple se dedica entre otras cosas, a la traducción de  los materiales de Segundo Grado, y dirige un Santuario Witan en Marruecos.

Premio, además,  para nuestra  cabeza  Ayra Alseret en la categoría de enseñanza “Orden del Pentáculo de Hierro” .

Si eso no fuera suficiente, la Grand Deemsteress Rev Angela Munn se ponía en contacto con nosotros para informarnos de nuestro paso a Templo.

Aquí, el vídeo  de nuestro Deeming (minuto 26:50)

Gracias a todos por vuestro trabajo y esfuerzo, gracias a toda la comunidad española por su apoyo  y ánimo en cada momento, seguimos trabajando y seguimos haciendo más y más cada día, fieles a nuestro lema “Lo difícil se hace, lo imposible se intenta”

 

Las Palabras de Hécate

Yo soy Hécate. Reino en la noche y en la oscuridad pues mi señal he puesto en el cielo nocturno, soy más antigua que la noche, la oscuridad en mi alma es la que te hace libre, el poder de mi magia es tu poder hijo mio. Acude a mi en tus largas horas de soledad y dolor yo te acompañare, lloraré contigo, en tus lágrimas seremos uno y lograremos nuestra gloria.

Tú que te escondes y atacas : Debes saber que yo soy la madre de todas las Brujas y Brujos. Ten cuidado de dañar a tan solo uno de mis Hijos pues conocerás mi furia, mi poder derramará la ley de tres contra ti con todas sus fuerzas, pues mis hijos comprenden mi sabiduría y jamás te han lastimado, así que tú no tienes derecho a lastimarlos.
Tú que has mentido y dañado mi Culto :  He llegado debes saberlo y no me escondo de ti. Más ahora de la oscuridad salgo esta noche a la luz para que mis usanzas sean restablecidas.
Tú que te consideras mi sacerdotisa (dote) : Debes tener cuidado con lo que haces y mientes , puedes engañar al mundo con tu falsa promesa hacia mi , pero dentro de tu habitación , en la noche y en el sueño , en tan solo un segundo de Oscura soledad , tú y yo hablaremos y prometo que en honor de aquellos que en verdad me sirven , sentirás el poder de mi cólera.
Tú que me rindes Culto : Hazlo de corazón , no lastimes , da vida , recuerda que luz y oscuridad se equilibran y una no existe sin la otra , lleva mis usanzas al corazón de quien las quiera y sea digno. No te molestes en enseñarle o justificarte con el ignorante , tú sólo me sirves a mi, y yo comprendo tu corazón y tu adoración. ¡ Bendita seas mi sacerdotisa! Yo estoy contigo pues yo soy la más antigua que camina sobre este mundo y mi amor oscuro lo ofrezco a todos mis hijos. Soy Bruja , soy Maga , soy Reina , soy Protectora , soy el y es mío el Sauce , soy Madre , soy tu Madre pues soy Hécate.
 

¡Quiero hacer una devoción!

Y es que últimamente, muchas personas se ponen en contacto conmigo sobre este tema. Una devoción es un trabajo personal  que realizamos con una entidad concreta, pero ¿ cómo se hace?

Vamos a ver unas pautas sencillas a tener en cuenta, y vamos a tomar a Hécate como la Deidad que vamos a devocionar en nuestro ejemplo.

1.- ¿Quién es? Vamos a empezar, siempre, por saber a quién estamos devocionando. Antes de comenzar a trabajar con Hécate, (y con cualquier otra deidad) te recomiendo que investigues sobre su figura hay algunas preguntas que debes plantearte: ¿Quién es Hécate? ¿Cuales son sus aspectos? ¿Qué dicen sus mitos? ¿Cuáles son sus atributos? ¿Cuáles eran sus epítetos?  ¿Con qué faceta voy a trabajar?  Cuando pienso en esto tengo que tener en cuenta que los dioses han llegado a nosotros pasados por un filtro social y cultural, pero que en su historia han sido diferentes, ha evolucionado y cambiado. Es importante indagar claramente quién es esa deidad que quiero devocionar. Una buena forma es tomar sus títulos y epítetos, leer sobre ellos, y decidir que aspecto quiero trabajar. A ese aspecto me dirigiré en mis invocaciones, como veremos más adelante. Ten en cuenta que casi todos los panteones tienen deidades similares, pero ¡cuidado! esto no quiere decir que sean la misma. Ve en tu estudio tan atrás como puedas para identificar esa faceta que vas a trabajar. Nuestro conocimiento está lleno de dioses que se han sincretizado, o a los que damos unos valores generales sin entrar en cosas concretas, un ejemplo claro es Afrodita. Nos enseñan que es la diosa griega del amor y se quedan ahí, pero Afrodita regía muchas cosas y en realidad sería más correcto decir que era la diosa griega de  la lujuria, la belleza, la sexualidad y la reproducción; y aún así nos quedamos cortos. Intenta buscar más allá de lo que siempre aparece, nada es tan básico y menos una divinidad.

2.- ¿Por qué? Es cierto que en los últimos meses, muchas personas están haciendo públicos sus trabajos devocionales, y esto parece haberse convertido en una moda. Toma un tiempo para plantearte de nuevo las preguntas siguientes: ¿Qué relación hay entre Ella y yo? ¿Por qué me pide este trabajo devocional? ¿Le debo algo?  ¿Estoy preparado para que esta devoción ponga mi vida patas arriba (porque créeme, va a pasar)? Hay dioses que no admiten cambios ni devoluciones en el tema de las devociones, ¿tengo claro qué espera de mí antes de comprometerme a algo? Analiza despacio lo que quieres hacer y por qué. Puede que sientas que Hécate te pide un hueco en tu vida, o sencillamente creas que debes hacer esto. Todas las respuestas son válidas, pero asegúrate de saber por qué quieres hacer este trabajo. Esto te ayudará a la hora de plantearte todo lo demás, desde el modo de la devoción hasta la duración, tu implicación, el tiempo  y otros aspectos que veremos más adelante.

Una deidad puede llamarte para un trabajo devocional y serás tú quien diga si quieres o no hacer ese trabajo en este momento. Una forma sencilla de dar esta respuesta es pedirle un plazo para pensarlo y en la fecha que debas responder encender una vela para decirle sí o no. Sea como sea, asegúrate de plantearte el por qué sí o por qué no hacer este trabajo y todo lo que implica.

Ya sé que quiero devocionar a la Diosa, ya sé por qué, ahora me toca plantearme todo lo demás.

3.- La planificación.

Has tomado una decisión y ahora es el momento de dar forma  lo que vas a hacer. Aquí tenemos que seguir haciéndonos preguntas, porque tenemos que definir muy claro todo para poder explicárselo.

3.1- ¿Cuánto tiempo va a durar? Una devoción puede durar un mes y  un día, un año, tres meses, seis semanas… en realidad el tiempo es lo de menos, porque todos los tiempos son válidos. Pero, si es tu primera devoción, comienza por un periodo corto y asequible, siempre puedes renovarlo más adelante, o alargar esos periodos poco a poco. Muchas personas dicen “voy  a hacer una devoción de por vida”. ¿Seguro? No digo que no sea una opción, pero para empezar igual es demasiado. Piensa que tendrás otros compromisos en tu vida, y que una devoción no se puede olvidar ni dejar aparcada. Ambos habéis llegado a un pacto y ese pacto hay que cumplirlo. Cuidado con faltar a la palabra.

3.2 -¿En qué va a consistir? Existen muchas opciones en este caso, plantéate de nuevo las preguntas básicas para este punto: ¿Qué tipo de devoción quiero hacer? ¿Qué tipo de devoción me pide esta divinidad? ¿Puedo llegar a un acuerdo con la divinidad para mi devoción? Una ofrenda no tiene porque ser algo físico que coloco en mi altar, o dejo en una encrucijada de caminos. las deidades griegas aceptan bastante bien el aceite de oliva como ofrenda, pero puede que estés buscando algo más que entregar. Es importante entender que hay ofrendas de muchos tipos: oraciones, trabajos mágicos, trabajos de sanación,  rutinas diarias, trabajos artesanales, momentos del día a día, inciensos, frutas, símbolos … Lo importante es que des aquello que has prometido dar, al fin y al cabo se trata de un pacto.

Cierra muy bien lo que vas a hacer. Dile “haré esto, y si no puedo haré esto otro para compensarlo” Deja muy claro el qué, el cómo y el cuándo. Puedes hacer un boceto de esas ideas e ir modificando las cosas durante el  tiempo que tomes para reflexionar sobre tu trabajo devocional, para llegar con una idea clara al momento. Plantéate también si además de honrar a la Diosa quieres focalizar la energía de tu trabajo en algo más como tu camino espiritual, tu desarrollo personal o tu vida, pero ten en cuenta esto: tu idea y Su idea de lo mismo no tiene porque ser similar. Si vas a focalizar tu trabajo en algo más de nuevo se cuidadoso: define muy claro qué es lo que estás buscando potenciar, porque aunque va  a haber sorpresas, sí o sí, hay una parte que puedes controlar. Explícale lo que quieres, y Ella te dará lo que considere.

Insisto, cuidado con faltar a aquello que hemos dicho que vamos a hacer. Una devoción no es exactamente una promesa, pero se asemeja bastante en el sentido de que no podemos dejarla aparcada. ¿Qué vas  a hacer si enfermas? ¿Y si te vas de vacaciones? Cierra todo lo que harás y pacta como recuperarás aquello que no puedas hacer por la razón que sea.

3.3- ¿Qué necesito? Ahora que lo tengo todo claro, necesito algunas cosas más. Y siguen siendo partes importantes de este trabajo previo. Ya hemos dicho que necesitarás una invocación. Mi recomendación es que la escribas tú mismo. Las palabras de otros pueden ser preciosas pero nunca transmitirán lo que tú sientes en tu corazón y lo que realmente quieres expresar. Con esto no digo que no puedas tomar las palabras de otras personas que resuenen para ti, pero siempre es mejor que uno haga este trabajo. ¿Qué pongo? Ay, amigo, este es el tema. Usa el título o epíteto que has escogido y dirígete  a esa faceta de la Divinidad, porque cuanto más cerramos ese círculo más probable es que vayamos a dar con la energía que estamos buscando.

Ya tengo mi invocación, ¿estoy  listo? Yo creo que no. Necesitamos un altar. Ten en cuenta que normalmente vamos a cuidar ese altar todos los días, y a realizar una pequeña invocación en él, vamos a pasar un tiempo en Su compañía en ese espacio que hemos preparado para Ella y esto nos permitirá conectar con la energía de la divinidad  a la que estamos devocionando. Este altar puede ser de muchas maneras pero procura que demuestre lo que sientes por la Diosa, y que sea digno de Ella. Pon ofrendas y cámbialas cuando sea necesario, enciende velas e incienso, y cuídalo, es la casa de Hécate en tu casa.

Listo! ya tengo mi invocación y las cosas que preciso para mi altar, ¿he terminado? No. Ahora vamos a diseñar el ritual en el que te vas a presentar ante Hécate y vas a establecer las pautas del trabajo que vamos a hacer. Como te has preguntado muchas cosas en este periodo de creación de tu trabajo devocional será sencillo de diseñar. ¿Cuándo? ¿Dónde? Define todos los aspectos porque sólo tú puedes hacer este ritual. No te digo que no invites a alguien que quieras que te acompañe, pero amigo, este trabajo es tuyo: tú preparas el espacio, tú preparas el altar, tú prepararas las ofrendas, tú invocas a la Diosa, y tú y sólo tú, haces lo que tengas que hacer. Es tu pacto con Ella y el de Ella contigo, es algo muy personal. Dentro de la Wicca, todos los rituales tienen un corpus más o menos igual, si sigues otra rama del paganismo, toma la forma de trabajo que utilices normalmente o con la que te sientas más cómodo. Nadie puede decirte como es exactamente este ritual, pero sí algunas cosas que siempre tenemos que tener en cuenta: la elección del momento, el tener claro el corpus o el proceso que vamos a seguir. Todo esto te ayudará a focalizar la energía en la dirección correcta. Puede que quieras añadir una meditación o un ejercicio para anclarte a tierra antes de empezar, puede que desees porque sea parte de tu rutina añadir un baño o purificación antes de comenzar. Lo más importante es que tengas claro todo el proceso.

Cuando tengas decidido todo lo anterior es la hora de ponerse a ello.

4.- La puesta en marcha

Si has llegado hasta aquí, ya sólo te queda poner en marcha ese ritual que has diseñado. Cuando te dirijas a la Diosa, hazlo con respeto, expón tus ideas y lo que quieres hacer, no tengas reparo en explicar en tus propias palabras el proceso anterior que has hecho y como deseas que este trabajo te lleve a donde quieres.

Otra cosa que es importante, es que establezcas un canal de comunicación con Ella, esto puede ser desde a través de Oráculos, con señales pactadas, a través de cartas o péndulo… las opciones son muchas, pero asegúrate de escoger una forma en la que comunicarte. Quizás quieras añadir algo a tu pacto y necesites su respuesta. Muchos esperan una señal de conformidad de la Divinidad para seguir adelante con su trabajo, es decir, exponen lo que quieren y como lo harán añadiendo una coletilla del tipo “Si todo esto te parece bien, esperaré tu señal en los próximos días.” Estas señales pueden llegar a través de sueños, de intuiciones, a veces sencillamente lo sabes, otras una sensación, incluso una imagen que alguien publica en Facebook, un sonido, cualquier cosa que tú sientas que es un sí o un no. Recuerda que todo se puede pactar, y que cada caso es único.

Algunas personas hacen un cuaderno de su trabajo devocional, esto es una buena idea si deseas volver luego sobre tus pasos, o sencillamente quieres tener un registro total de lo que haces.

 

Himno a Hécate, Hesíodo

La Teogonía (Θεογονία : Theogonía, literalmente Origen de los dioses) es una obra poética escrita por Hesíodo, poeta de la Antigua Grecia. En su obra, encontramos un Himno a Hécate.

 

Embarazada ésta [Asteria], parió a Hécate, a la que Zeus Crónida honró sobre todos y le procuro espléndidos
regalos, la suerte de participar en la tierra y el mar estéril. Ella también obtuvo en lote la dignidad que
confiere el estrellado cielo y es especialmente respetada por los dioses inmortales. Todavía ahora, cuando

alguno de los hombres de la tierra los propicia, celebrando magníficos sacrificios según costumbre, invoca
repetidamente a Hécate. Muy ffácilmente obtiene gran honor aquel cuyas súplicas acepta complaciente
la Diosa, y le concede prosperidad puesto que está en su mano. Pues cuantos nacieron de Gea y Urano
y obtuvieron honras, ella poseeel lote de todos ellos. En nada la maltrató el Crónida ni tampoco le
quitó  nada de lo que recibió en suerte entre los primeros dioses, los Titanes; sino que sus atribuciones son
las mismas que tuvo desde el principio. Y no por unigénita la Diosa obtuvo en lote menos dignidad, sino
todavía mucha más aún, puesto que Zeus la respeta. Al que ella quiere, grandemente le asiste y ayuda;
en el juicio se sienta junto a los venerables reyes, y en el ágora hace destacar entre la gente al que ella
quiere. O cuando armados de coraza marchan los varones hacia la guerra destructora de hombres, allí la
Diosa asiste a los que quiere decididamente concederles la victoria y encumbrarles de gloria. Es capaz
de asistir a los nobles que quiere y con igual capacidad, cuando los jóvenes compiten en juegos, allí los
asiste y ayuda la diosa; y el vencedor en fuerza y capacidad, fácilmente y contento se lleva un magnifico
premio y proporciona gloria a sus padres. A los que trabajan en el mar intransitable y elevan sus súplicas
a Hécate y al resonante Ennosigeo, fácilmente la ilustre Diosa les concede pesca abundante y fácilmente se
la quita cuando parece segura si así lo desea su corazón. Es capaz de aumentar el ganado en los establos
junto con Hermes, y en cuanto a las manadas de bueyes, los extensos rebaños de cabras y las majadas
de lanudas ovejas, si así lo desea en su corazón, multiplica los pequeños y disminuye los numerosos. Así,
aunque es unigénita, de madre, goza de gran respeto entre todos los Inmortales por sus prerrogativas.
El Crónida la hizo criadora de los jóvenes que después de ella vieron la luz de la Aurora que a muchos
alumbra. Y así, desde siempre, es criadora de la juventud y estas son sus atribuciones.

Levantando un altar a Hécate

Muchas personas me han preguntado sobre como hacer un altar para Hécate, ya sea como altar devocional o como altar para el rito de la Llama de Hécate.  Estos sencillos pasos os guiarán un poco en la construcción de vuestro altar a Hécate. Obviamente, podemos usar esta información para levantar un altar para cualquier otra deidad.

Es importante recalcar que estamos hablando de un altar físico, pues existen altares que pueden ser templos psíquicos y no sean construidos en el plano físico.

La palabra altar en español, viene del latín altus, que significa elevado. Los altares, desde siempre, han sido lugares altos donde se dejaban ofrendas para las deidades, y se consideraban un lugar entre el cielo y la tierra; aunque en algunas tradiciones el altar se coloca directamente sobre el suelo, en este caso nosotros no lo haremos.

1. El Trabajo Anterior.

Antes de comenzar a montar tu altar, deberás hacer un trabajo anterior. Pregúntate si sabes qué tipo de altar quieres (para qué finalidad, si será o no un altar permanente, si vas a trabajar frente a él y por tanto necesitarás un espacio que te permita moverte a su alrededor, etc), pregúntate si conoces a la deidad para la que levantas el altar. Lee e investiga sobre esta deidad, este proceso durará mucho tiempo, pero hay algunas cosas básicas que saber antes: quién es esta deidad, de dónde viene, qué culto tenía, qué se ofrendaba… Te recomiendo que además de buscar en la red, dediques un tiempo a investigar en libros, de diversos autores, hables con personas que tengan ya un altar o hayan trabajado con esta deidad, vayas a los textos antiguos de mitología… Uno nunca deja de aprender sobre las deidades, y mucho menos, debe limitar su trabajo al período de antes de montar el altar.

El conocimiento previo de la deidad es fundamental, y esto te permitirá, además,  ir buscando aquellos objetos que en este caso, te recuerden a Hécate y puedas usarlos para tu altar (dibujos, piedra, estatuas, hierbas, etc.)

Es importante que antes, estemos centrados en lo que vamos a hacer. Nuestro altar tendrá una serie de elementos que pueden cambiarse con el paso del tiempo, incluso otros que se irán alternando. Te recomiendo que busques una caja, un cajón, una cesta, un lugar a fin de cuentas, para guardar todo lo relacionado con este altar y que no siempre esté sobre él. En caso de que tu altar no sea permanente, puedes retirarlo todo cuando no lo uses y guardarlo en ese lugar escogido.

Otro punto a tener en cuenta, es que debemos limpiar primero el espacio donde irá nuestro altar. Esto no será una acción que hagamos sólo una vez, si nuestro altar es permanente, necesitará unos cuidados básico: limpiar el polvo, mantener limpio el lugar donde está (siempre cae cera, aceites, etc). Una vez una amiga me dijo que el altar es el espejo de la vida espiritual de las personas. Mantén tu altar ordenado y pulcro.

2. Alzando nuestro altar.

Tradicionalmente, los altares se colocan en el Este, que es el lugar por donde sale el Sol, pero esto no siempre es posible. Si no puedes colocar tu altar al Este, no te preocupes, muchos altares están orientados a otros lugares, alineados con las estrellas, o sencillamente, donde podemos ponerlo.

Una vez tenemos elegido el dónde, vamos a limpiar físicamente el lugar, y después a purificarlo.  Existen muchas técnicas de purificación, con el humo del incienso, con agua y sal… elige aquella con la que te sientas más cómodo. Purificar el espacio es una parte importante del proceso, y debemos ser meticulosos.

Algunas personas visten el altar con un paño o mantel, mientras que otras prefieren no ponerlo. Siéntete libre de hacer lo que te resulte más cómodo al respecto; pero si vas a poner un mantel, procura que los colores de éste se correspondan con lo que has estudiado antes sobre la deidad. En el caso de Hécate, podemos poner un mantel negro, rojo, verde, anaranjado, blanco e incluso azafranado.

A continuación vamos a purificar aquellos objetos que van a estar en nuestro altar. Habrás escogido imágenes (cuadros, fotos o estatuas), algún plato para las ofrendas, un lugar para poner las velas o el incienso… Lo purificamos todo antes de colocarlo en el altar, y vamos dando forma al cómo será. Es el momento de colocar aquellos objetos que hemos ido recogiendo, para que formen parte de él.

Llamaremos a Hécate (o la deidad para la que estamos preparando nuestro altar). Para hacer esto, usa la fórmula con la que te sientas más cómodo. Después entregaremos nuestras ofrendas, y las colocaremos en el altar también. Las ofrendas no son algo permanente, generalmente, sino que caducan con el tiempo. El proceso de limpiar el altar implica también la retirada de las ofrendas que ya no deben estar allí. Habla con tu corazón y entrega las ofrendas. Le diremos cual es el fin de nuestro altar, y si tenemos algo más que hacer (meditar, rezar, etc) podremos hacerlo en este momento antes de agradecer que haya estado con nosotros y despedirla.

Si tu altar no es permanente,podrás retirarlo y guardarlo todo.

3. Consideraciones.

Si tu altar es para celebrar un Sabat o Esbat con una deidad en concreto puedes usar el mantel del color de la festividad.

Muchas personas prefieren tener un altar a los dioses en general de la Wicca, en ese caso, puedes colocar además las velas de los Elementos y representaciones de los mismos.

Un altar es entre otras cosas, un lugar para comunicarnos con la divinidad y para honrarla, no existen dos altares iguales, es importante que entiendas que una parte de ti mismo se refleja en él. El altar siempre refleja la personalidad de su dueño, proyectando en él elementos de sí mismo. Para mi un altar es un elemento vivo, que cambia, se desarrolla, que debe ser alimentado, limpiado con regularidad y atendido debidamente. Como lo que es: un ser vivo.