Archivo por meses: Marzo 2016

Gira la Rueda, Ayra Alseret

Cae la noche, y la Luna hace acto de presencia sobre mi casa. Mientras estoy sentada en los escalones de la entrada, pienso en las noches que me he sentado a mirar la Luna, y a pensar el el girar de la Rueda.

Pienso en la oscuridad, generadora de la existencia, pues todo viene de la más profunda oscuridad, nos gestamos en un vientre oscuro, la semilla nace en la profundidad de la tierra, el huevo (o el Huevo, guiño, guiño) están en completa oscuridad. Y es que la luz, siempre aparece después, en todos los mitos, y por algo será.

Los ciclos se suceden, como el día sigue a la noche, porque si lo pensamos, todo es cíclico en la vida y la existencia, con más o menos acierto, la vida se repite en estos ciclos que giran. Vivimos situaciones parecidas, nunca iguales, aunque a veces nos lo parezca, porque hay un aprendizaje; pero la Rueda del año, gira trayendo momentos iguales que nos sintonizan con la vida y la naturaleza. Cuando pensamos en el por qué de cada festividad, pensamos en la vida que nuestros ancestros vivieron y cómo buscaron dar una explicación a todo aquello que les rodeaba.

Reocogerse, salir, plantar, cosechar, recogerse… Y aunque a veces, el cuerpo nos pide recogimiento en momentos de plena luz, la Naturaleza nos grita que este momento es de crecimiento. Es quizás la forma de la Existencia de recordarnos que hay un momento para cada cosa, y que cada cosa tiene su lugar.

Observo la Luna, y veo la Rueda. Pienso en todo lo que ha cambiado mi vida con su girar en los últimos meses, en las bendiciones, las puertas abiertas, las cerradas, los silencios obstinados, las risas y el dolor. En todo hay un aprendizaje.

Bajo la mirada de la Luna, regente de la noche, que da inicio y fin a todas las cosas, es cuando mi mente se activa.

Requiem

En la madrugada de ayer recibíamos la triste noticia del fallecimiento de nuestra hermana la Rvd. Pamela Frey.  Encendimos nuestras velas y acompañamos con Reiki y oración la partida de nuestra hermana. La salida del Sol, nos recuerda que los ciclos continúan incansables. Esta semana, cada tarde, a la caída del sol, volveremos a prender una vela para celebrar su vida, te invitamos a unirte a nosotros, si lo deseas.

¡Feliz partida, y feliz reencuentro!

No te detengas en mi tumba a llorar. No estoy dormida. No estoy allá. Soy de miles de vientos el silbido, de diamante en la nieve soy el brillo, sobre el grano maduro soy el sol, la lluvia suave del otoño soy. Cuando en la quietud de la mañana estás despierto Soy de despegue el impulso muy ligero de silenciosos pájaros en vuelo circular. De la estrella en la noche soy el tenue brillar. En mi tumba no pares para llorar así, Allí no estoy, no me morí.

Do not stand at my grave and weep, I am not there;I do not sleep. I am a thousand winds that blow, I am the diamond glints on snow, I am the sun on ripened grain, I am the gentle autumn rain. When you awaken in the morning’s hush I am the swift uplifting rush Of quiet birds in circling flight. I am the soft star-shine at night. Do not stand at my grave and cry, I am not there; I did not die.

Mary Elizabeth Frye 1932.

 

Llaves, por Ayra

Hoy, a través de Isadora, Hester no ha preguntado que significado tienen para nosotros las llaves, teniendo en cuenta que uno de los epítetos de Hécate hace referencia su faceta como Portadora de las Llaves.

 

forma-de-llave-antigua-con-agujero-estrellas-en-el-centro-de-espirales-en-un-ovalo_318-54908

Para mi las llaves representan muchas cosas, obviamente tienen una función clara, la de abrir
las puertas, pero también las de cerrarlas y dejar tras ellas las cosas que valoramos y no nos gustaría que otros nos arrebaten; o sencillamente dejar atrás cosas que no queremos más en nuestras vidas. Las llaves para mi representan los inicios, las tomas de decisiones, los puntos finales… ya sé que suena contradictorio, pero es mi opinión personal. Con una llave en la mano tienes tres opciones siempre: abrir, cerrar y no hacer nada.  También me hablan de cercanía con personas concretas, porque las llaves sólo funcionan en sus propias cerraduras, es donde encajan. Finalmente, ¿estamos las personas buscando donde encajar en nuestras vidas? A veces, creo que sí.

Las llaves son además, y siempre desde mi punto de vista, una herramienta. Como todas las herramientas tiene muchos usos, ya depende de la habilidad de cada quien,  nos permite conectar distintos planos, activar y desactivar según qué energías, usarla como oráculo, para meditar, para trabajar aspectos concretos y sobre todo conectarnos a nosotros mismos. Y por supuesto, atraen y disipan todo tipo de cuestiones. Para mi condensan el poder de la potencia, es decir, tienen en sí mismas la capacidad de cambiarlo todo, ahora depende de lo que hagamos con ellas. 

La Valentía de vivir la Rueda, Tiné Estrella de la Tarde

Es bien sabido que  los wiccanos nos caracterizamos por la celebración y la sincronización con los ciclos naturales y las energías de la Naturaleza. Este aspecto no es exclusivamente nuestro, pues muchas tradiciones paganas en la antigüedad y en la actualidad continúan celebrando los equinocios y los solsticios. Más allá de un aspecto que nos defina, se conforma para nosotros como una verdadera forma de vida.

Cuando comencé mis estudios de Primer Grado en la Tradición Nativista Correlliana, ya había celebrado algún sabbat por mi parte, de forma individual, por supuesto. Mi acercamiento a estas celebraciones se incrementó a lo largo del estudio de este Primer Grado junto con la lectura de algunas  obras de Wicca que abordaban más completamente estas festividades.  Al principio parecía una mera celebración como la mayoría de las celebraciones contemporáneas, es decir, celebraciones que en muchos casos carecen de un verdadero trasfondo, o mejor dicho, sí existe esa profundidad, pero la sociedad no es consciente del verdadero pasado o motivo de celebración que se esconde detrás. Algo parecido me pasaba a mi en la celebración de mis primeros sabbats, hasta que con el tiempo me percaté de que en realidad hay un aspecto mucho más profundo en todas estas celebraciones. Como si se tratase de un circuito energético, detrás de cada celebración hay una corriente  muy profunda que  conecta a cada uno de los sabbats generando un círculo  que nunca tiene fin y se auto-perpetúa.

Ahora bien, el mayor descubrimiento que a mi parecer se puede llevar a cabo, es ser capaz de profundizar y engancharse a esa red energética, que como si de una corriente oceánica se tratase, va a llevarnos a experimentar lo que la Naturaleza siente de primera mano. ¿Cómo me he terminado de dar cuenta de este aspecto? Con el tiempo y echando un ojo a los grandes acontecimientos de mi vida, que casualmente, tras trabajar  esta conexión con las energías de los ciclos naturales, se corresponden a la perfección. Puede parecer un fenómeno precioso y bello (lo es), pero más allá de eso es un verdadero acto de valentía, puesto no es todo oro lo que reluce. Y si algo tiene que desaparecer de tu vida, va a desaparecer y va a encontrar la forma y el medio de hacerlo. Del mismo modo, sincronizarse con energías de renacimiento, principios y comienzos lleva también sentir el miedo y la confusión de estos primeros momentos. Es entonces, desde mi experiencia, un verdadero acto de valentía, porque una vez que las reconoces en tu interior y en tu vida, te marcan, y aunque podamos actuar de forma libre, ir contra corriente, es en la mayoría de las ocasiones insatisfactorio. En los ciclos o momentos asociados con el otoño, me repliego sobre mí mismo y mi vida parece hacer lo mismo. No digo que no avance, pero lo hace a otra velocidad, más lenta, más pausada. Con la llegada de Imbolc y de Ostara, parece que los proyectos y aquellas cosas que estaban en el tintero para comenzar, se activan de forma automática sin ni si quiera buscarlo (al menos conscientemente). No puedo hablar bien de los ciclos que conocemos como la estación de verano, pues por cuestiones personales, aún no he sido capaz de sintonizarme realmente con las energías que se mueven desde Litha hasta Lammas. ¿De qué estoy hablando? Hablo de que en ciclos y momentos que parten  de la expansión, la alegría, el regocijo o la plenitud, donde la fuerza y la energía del Astro Rey bañaba la tierra, en mi reino interior se sucedía un otoño interminable.

El hecho de escribir esta entrada era para reflexionar y compartir con vosotros mi experiencia, vista entonces como un verdadero acto de valentía. Ostara se ve y se siente en la Naturaleza. He visto ya brotes muy avanzados en la vegetación, incluso las primeras florecillas que tímidamente comienzan a abrirse con los cálidos abrazos del sol. Pero al margen de sentir y ver esa energía en la Naturaleza, también parece estar haciendo acto de presencia en mi vida. Donde actualmente parece que se produce un acto de renacimiento que conlleva ser verdaderamente valiente, pues los comienzos no siempre son sencillos y mucho menos los cambios que nos exigen una gran capacidad de adaptación. Como dice la canción: “Nadie dijo que fuera fácil”.

Aún es pronto (o no) pero…

¡Feliz Ostara a todos!

 

https://secretosdelbosqueblog.wordpress.com/2016/03/09/la-valentia-de-vivir-la-rueda/