Archivo por meses: Junio 2013

Guía para la dedicación a una deidad concreta, por Nagash

Este artículo ha sido extraído íntegramente del blog del Arca de Ptah . Considero que es un artículo muy interesante del que todos podemos aprender algo, y sobre todo, me gusta la sencillez con la está escrito; poniendo los conocimientos al alcance de cualquier lector. Espero que lo disfrutes.

La dedicación es un ritual por el cual nos comprometemos a trabajar con una forma divina concreta durante un periodo determinado de tiempo. No deberíamos confundirlo con devoción, ya que podemos tener devoción por una deidad, organizarle un altar y trabajar con ella de cuando en cuando, pero no dedicarnos a ella, que implica un trabajo más profundo y, sobre todo, rutinario, a fin, generalmente, de conseguir algo a cambio. Y es que durante la dedicación se deben marcar unas rutinas, que ya veremos más adelante. Recordemos, una dedicación implica devoción, pero una devoción no implica dedicación.

El tiempo que dura una dedicación es el que consideramos oportuno, pudiendo quedar marcado desde un principio o bien quedar delimitado por un acontecimiento. Por ejemplo podríamos estar escribiendo un libro y dedicarnos a Thot durante la escritura del mismo, siendo el libro terminado la ofrenda a la deidad. De esta forma la dedicación termina cuando terminamos el libro. Es importante marcar unos límites. Si a la deidad sólo le ofreciésemos el acto de crear, podría hacer que nunca se terminase dicha obra, ya que se estaría alimentando de la energía creativa. En algunas tradiciones, como la Fellowship of Isis, la dedicación es un periodo previo a la iniciación como sacerdote, quedando esta marcada de alguna manera.

Aunque cada persona es un mundo, las dedicaciones nunca deberían ser inferiores a un mes lunar ni superiores a un año, por norma general. Si un año nos parece poco, siempre se podrán renovar “votos”. Lo bueno de esto es que podemos cambiar las condiciones del “contrato”. Y es que sí, debe existir un contrato, ya sea verbal o escrito. Debemos acordar con la forma divina concreta lo que le vamos a ofrecer y lo que esperamos a cambio. Hay gente que se conforma con simplemente verbalizarlo, otros en cambio lo escriben, lo firman y se lo ofrendan a la deidad.

En todo tipo de tradiciones se utiliza la dedicación, ya sea una orden mágica, como la Golden Dawn, religiosa,

Altar devocional a Thot, dios de la magia y patrón de los escribas.

como el Kemetismo Ortodoxo o el Helenismo, o mágico-religiosa, como Thelema o la Wicca. Normalmente las órdenes religiosas o mágico-religiosas se dedican como parte de su devoción a la deidad, intentando conseguir una armonía y entendimiento de las mismas. Las órdenes mágicas en cambio lo suelen hacer para atraer hacia ellos una energía concreta que utilizar en sus rituales y suelen ser dedicaciones mucho más cortas pero con unas rutinas mucho más fuertes. Por ello suelen considerar que las dedicaciones deben hacerse con cuidado y durante periodos de tiempo muy cortos (algunas establecen que una semana de dedicación para determinadas prácticas es suficiente), ya que más tiempo genera un desequilibrio energético considerable en la persona. Anteriormente citamos que no deberían ser inferiores a un mes. Esto sería cuando hablamos de una dedicación normal. Muchas ordenes mágicas hacen “retiros espirituales” durante, por ejemplo, tres días, durante los cuales se deja de lado la vida social y mundana, y todo el día se dedican a realizar trabajos específicos con esa deidad concreta. Pero eso es harina de otro costal.

Con respecto al ritual por el cual nos dedicamos a la deidad poco se puede decir. Solo deberíamos seguir unos pasos básicos, como preparar un altar con una imagen de la deidad, invocar a dicha deidad, meditar con ella y mostrarle nuestras intenciones (contrato) y, por último, presentar las ofrendas. No existe un ritual base para esto, ya que dependerá de la deidad con la que queramos trabajar. Recordemos que aunque Cristo y Osiris sean UNO, el primero deberá ser adorado siguiendo ritos cristianos mientras que el segundo se hará siguiendo ritos egipcios. En el rito es necesario que marquemos los periodos de tiempo, como hemos indicado anteriormente y las veces que vamos a trabajar con la deidad diariamente. Como mínimo debería ser una vez al día, aunque lo ideal serían tres. En otros casos, como puede ser con deidades lunares, podemos dedicarnos para ciertos ritos durante fases de luna concreta. Así pues podríamos dedicarnos a Thot para trabajar durante las lunas llenas durante un año lunar o a Hékate para trabajar durante las lunas oscuras. Este tipo de dedicaciones no son las más comunes, pero son igualmente válidas.

El ritual debería efectuarse en el lugar donde este colocado el altar a la deidad, ya que cuando hacemos una dedicación es recomendable tener un altar fijo a la misma, al menos durante el tiempo que dure la dedicación. El lugar elegido debe ser un lugar donde podamos trabajar cómodos, sin que nos molesten. Lo ideal sería una habitación dedicada a este fin, pero no tiene porque ser así. Una estantería en nuestra habitación, una pequeña mesa en un despacho… cualquier lugar es válido siempre que esté limpio y nos sintamos cómodos. En el caso de no poder tener un altar, deberemos tener todos los artículos que utilicemos durante la dedicación guardados en un baúl, caja o arcón, y los sacaremos cuando vayamos a trabajar. Esto es sobre todo muy eficaz en deidades creadoras, como puede ser la Diosa de la Wicca, ya que el acto de montar el altar implica en sí mismo un acto de crear. Es importante que, aunque el altar este a la vista, no nos dediquemos a mostrarlo y no dejemos a nadie que lo toque, debe estar protegido de los “profanos”.

Altar devocional al Agathos Daemon, el espíritu Helénico protector de los hogares.

En el altar es imprescindible que haya una imagen de la deidad, ya que de esta forma nos concentramos mejor en esa deidad durante los rituales y, además, cierto poder la llega a habitar gracias a las ceremonias. Dicha imagen deberá ser lo más perfecta y acorde con la divinidad que nos sea posible. Lo ideal sería que la modelásemos o pintásemos nosotros mismos. Si no es así es preferible encargársela a un artesano antes que comprar las producidas en serie. Los artesanos normalmente te dan la posibilidad de personalizar las imágenes y te aseguras, además, de que esa imagen es única.

En el altar deberían haber velas, cuyo color estará relacionado con la deidad, como rojo para Hékate o azul para Ptah, porta inciensos y recipientes para las ofrendas. Además deberá tener una decoración acorde a la deidad, ya que esa decoración atraerá la energía de dicha divinidad. Para los que estén interesados en magia ceremonial, o bien busquen muchas correspondencias, les recomiendo el Liber 777 de Alister Crowley, donde se da una gran cantidad de correspondencias mágicas para los diferentes dioses. Si no buceando en la mitología o viendo el trabajo previo de otras personas con las deidades podremos sacar correspondencias claras. No te asustes por preguntar a otra gente que trabaja o ha trabajado previamente con esa deidad, siempre estarán encantados de ayudarte. Así pues para dioses como Dionisos podemos colocar madera de vid y pino, uvas y vino, para Atenea aceite de oliva, imágenes de lechuzas y ramas de olivo, para Isis flores blancas, aceites esenciales y miel… investiga o usa el citado libro y las correspondencias saldrán solas. Sino siempre puedes meditar con la deidad para que ella te indique.

El altar debe estar siempre limpio y libre de polvo y suciedad. Como mínimo ha de limpiarse una vez por semana. Si se ensucia antes, deberá limpiarse antes.

Deberemos preparar una invocación adecuada. Podemos utilizar una antigua, una moderna o una creada por nosotros. En su Liber Astartér bel Berylli, el ya citado Crowley nos indica que la invocación debería ser de la siguiente manera:

  • Primero, una Imprecación, como si se tratase de un esclavo ante su amo.

  • Segundo, un Voto, como si se tratase de un vasallo ante su señor.

  • Tercero, un Memorial, como de un hijo ante su padre.

  • Cuarto, una Oración, como de un sacerdote ante su dios.

  • Quinto, un Coloquio, como un hermano con su hermano.

  • Sexto, una Conjuración, como un amigo con su amigo.

  • Séptimo, un Madrigal, como un amante con su amada.

la primera parte ha de ser de Reverencia, la segunda de Fidelidad, la tercera de Dependencia, la cuarta de Adoración, la quinta de Confianza, la sexta de Camaradería, la séptima de Pasión.

Si bien es cierto que la fórmula propuesta por Crowley es muy válida no es la única. De todas formas te aconsejaría seguir un poco estas premisas para hacer al menos una invocación, verás que salen preciosas fórmulas.

La invocación será la parte principal del rito, después de la misma presentaremos las ofrendas y realizaremos otros trabajos, como puede ser la meditación, o viceversa. En cuanto a herramientas rituales se suele recomendar utilizar la vara, para canalizar la energía, y el cáliz, para las ofrendas de agua, pero nunca otras como la daga, ya que puede ser interpretado como una ofensa, o el pentáculo, a no ser que esté en consonancia con la deidad elegida. Siempre utilizaremos la misma vestimenta para hacer los rituales, que será una vestimenta limpia y que no utilicemos en el día a día. Incluso algunos, para determinadas deidades, las podremos hacer desnudos. Lo ideal sería una túnica de un color acorde a la deidad, como blanco para Vesta o rojo para Hathor. Además podremos llevar otros elementos que concuerden con la deidad elegida y que, en ocasiones, puedan sustituir otras herramientas. Así pues un ankh sería adecuado para deidades egipcias, un cuerno de ciervo para Cernunnos, una Hoz para Cronos, una lámpara para Vesta… Estas prendas serán llevadas durante los rituales, pero no siempre serán utilizadas. El cuerno o el ankh, por ejemplo, podrán sustituir la varita. Todos los materiales que se utilicen para los rituales deben ser consagrados a la deidad, y no se deben profanar utilizándolos para otros usos.

El incienso que elegiremos durante los rituales sera de un aroma que se adecue a la naturaleza de la deidad elegida. Bien pueden ser mezclas realizadas por nosotros, bien hierbas o resinas quemadas directamente sobre el carbón o bien usar varillas o conos convencionales. Si deseamos usar mezclas, Scott Cunningham, en su obra El libro completo de inciensos, aceites e infusiones, tiene una gran variedad de recetas que podemos realizar. También podemos investigar y recurrir a la obra de artistas clásicos. Por ejemplo, Plutarco, en su obra Los Misterios de Isis y Osiris, dice que los egipcios utilizaban diferentes inciensos dependiendo de la hora del día, así se utilizaba Incienso al amanecer, Mirra por la tarde y Khypy, una mezcla especial, por la noche. Si deseamos usar varillas o simplemente hierbas o resinas sobre carbón, siempre elegiremos aromas adecuados, bien porque las propiedades de dichos aromas son similares a los “poderes” de la deidad, o bien porque, basándonos en su historia, son hierbas sagradas para ellos. Así por ejemplo utilizaremos Jazmín para Isis, mastique para Mercurio o ditania para Perséfone.

Las libaciones son muy comunes. Una libación consiste en derramar agua u otro líquido en un recipiente o en el suelo como ofrenda y purificación para la deidad. Con deidades egipcias esto se hace a diario sobre todo con agua. Con otras deidades como Dionisos, o la mayoría de deidades griegas, se hace con vino. Escanciar el líquido implica que dicha bebida está en movimiento y, por lo tanto, viva. Purifica y es una forma excelente de presentar la ofrenda. Incluso podemos hacer infusiones, de la misma manera que inciensos, para realizar las libaciones. Como se ve hasta ahora siempre se busca que todos los materiales del rito estén relacionados con la deidad elegida. Esto es una forma de hacer que la energía de la misma este en consonancia con el ritual en sí, y por lo tanto el dios o diosa se sienta “cómoda”.

Altar devocional a Horus, Señor de las Estrellas Circumpolares.

Con los alimentos y productos perecederos sucede lo mismo. Investigando podemos llegar a saber cuales son los adecuados y cuales nunca habría que ofrendar. A nadie se le ocurriría ofrendar carne de cerdo a Alá, pero tampoco debe hacerlo a ninguna deidad Egipcia. Para Hékate ofrendaremos pescados, cebollas o ajos, para Seth lechugas, para Perséfone granada, para Thot higos, para Eostres manzanas… Tened en cuenta que ningún alimento es feudo de una sola deidad, pero algunos alimentos son incompatibles con ciertas divinidades. Nunca dejaremos que los alimentos se estropeen en el altar, esto es una ofensa. Lo que hacer con los mismos cuando se retiran depende de cada caso, en algunos se tirarán a la basura, en otros se sacarán a la calle o a un campo cercano para que los consuman los animales del lugar o la propia tierra y en otros serán consumidos por el ritualista.

Antes de la ceremonia deberemos purificarnos y prepararnos. Es ideal tomar una ducha o un baño relajante, si se tiene tiempo. Meditaremos ya sean dos minutos para quitarnos los malos pensamientos. Durante la ceremonia deberemos usar el mejor lenguaje que conozcamos, nada de palabrotas o frases ofensivas. Podemos acompañar la misma con música o danza. Poco a poco la ceremonia irá siendo modificada, hasta que nos satisfaga del todo, llegando a formar parte de nuestro ser. Al final dicha ceremonia estará cargada con nuestra identidad. Si no tenemos tiempo de realizar la ceremonia, el devoto deberá invocar mentalmente y hacerla de manera interior. Cuando tenga tiempo ya la hará fisicamente. Aunque tengas un santuario perfecto la ceremonia debe ser siempre un proceso de interiorización. Alister Crowley nos dice de manera muy acertada:

El propio cuerpo debe ser un templo y el templo externo no es más que una mera imagen. En el cerebro se encuentra el Santuario y allí no hay ninguna imagen. La propia respiración del hombre ha de ser el incienso y la libación.

La meditación quizás sea el método más poderoso para llegar a la deidad, y deberá ser realizada a diaro. Se meditará sobre la naturaleza de la deidad, o bien dejaremos la mente en blanco frente al altar o con la mirada clavada en la imagen. Así podrán venir a nosotros ideas de trabajo, o descubrir parte de nuestro interior. Si esto no sucede, no hay que preocuparse, estamos estableciendo un vínculo con el dios o la diosa. Además podemos visualizar a la deidad viva, de pie ante nosotros y ver que nos muestra e, incluso, establecer diálogo con ella. No nos fiemos de todo lo que nos diga, ya que muchas veces son meras imaginaciones nuestras, cuando la deidad no ha dicho nada realmente. Deberemos poner esto en cuarentena, escrito en un cuaderno, y pasado el tiempo releerlo e investigarlo.

Con el resto de la ceremonia cada deidad es un mundo. Una gran amiga, devota de Ishtar, por ejemplo, solía hacer preparados de aceites esenciales acordes a los gustos de la diosa, y con ellos ungía su cuerpo tras consagrarlos a la deidad. Esto era un acto de ofrenda en sí mismo. Su cuerpo se convertía en un colchón cómodo para la diosa, y de esta manera inculcaba en su vida las energías de la diosa y las enseñanzas que le otorgaba.

Altar devocional a Ishtar, diosa babilónica. Foto extraída de "The Temple of the Sisterhood of Ahel Adom"

Una devoción no se limita únicamente a hacer un ritual al día. Nuestra vida debe ser acorde a dicha devoción. Debemos alejar de nosotros cualquier acto, palabra o actitud que no sea del agrado de la deidad, como la falta de castidad para Artemisa, o la evasión para Ares. Deberemos evitar todo tipo de pensamientos, palabras o actos negativos. Sin embargo, uno puede ser muy cruel si la deidad elegida muestra su amor de esa manera, como Kali. Además podemos hacer de cualquiera de nuestros actos en un acto de devoción a la deidad. Por ejemplo, al comer podemos decir: “Yo como estos alimentos agradeciéndoselos a mi deidad, ya que me los ha enviado para ganar fuerzas y poder ser más devoto de Él/Ella”; al acostarnos: “Me acuesto para dormir y le agradezco a mi deidad esta bendición, y así estaré más despejado en mi nuevo acto de devoción”; y así con todo lo que se nos ocurra. Además durante la devoción deberíamos centrarnos en investigar más sobre la naturaleza de la deidad elegida y la cultura en la que fue engendrada. Tengamos en cuenta que tanto una devoción como una dedicación hacen que las energías de la deidad inunden nuestro comportamiento e, incluso, modifiquen en parte nuestra forma de ser. Hace tiempo hice una devoción a Ra-Hoor-Khuit, también conocido como Horus Vengador de su Padre. Una deidad guerrera como ninguna. Durante esa temporada siempre estaba más alerta y, aunque siempre he sido una persona bastante “sumisa”, algo en mi cambió y, desde entonces, ya no me dejo pisar por nadie, llegando incluso a enfrentarme a un superior que me hacía la vida imposible en el trabajo. Años antes esto era impensable para mi comportamiento. Es muy aconsejable crear un mantra con el nombre de la deidad elegida para recitar constantemente. Se me viene a la cabeza el típico mantra para Pan: Io Pan.

Por último, investigaremos cuando son las ceremonias antiguas dedicadas a la deidad que estamos honrando. Cuando coincidan en fechas, siempre haciendo un cálculo aproximado, intentaremos reproducir dichas ceremonias o, al menos, hacer un ritual especial para esa fiesta.

_______________________________________________________

Este ensayo ha sido realizado basándome en mi propia experiencia e investigación, en las experiencias de personas cercanas a mi y en el Liber Astarte Bel Berylli de Alister Crowley. Las imágenes publicadas en este artículo corresponden a altares personales y de amigos cercanos que las han cedido voluntariamente.

Fuente: http://elarcadeptah.es/blog/?p=517

La confesión negativa y su aplicación en la magia, por Nagash

Este artículo que os traigo hoy ha sido extraído integramente de  Anillo Wicca y pertenece a un post escrito por Nagash en la web Wiccanos.com

“Las 42 confesiones negativas” o, simplemente, la “confesión negativa”, representa precisamente eso, 42 confesiones que el difunto debía manifestar ante los dioses cuando era presentado por Anubis en el juicio de los muertos. El tribunal era presidido por Osiris, Isis, Neftis y 42 deidades, cada una representante de las 42 regiones de Egipto. En síntesis el difunto confesaba y estos cuarenta y dos dioses escuchan la declaración del difunto, una declaración de inocencia que consistía en proclamar una serie de sentencias formuladas negativamente, una “confesión negativa”, que abarcaba todo aquello “castigado” o moralmente reprobado por la sociedad egipcia del momento y que concernía todo tipo de aspectos, desde el asesinato, pasando por las transgresiones religiosas e incluso lo que podríamos denominar como “normas” de convivencia social. Tras esto su corazón era pesado en la balanza de Maat, colocando como contrapeso una pluma (algunos indican que es de avestruz). Si su corazón pesaba menos o lo mismo que ésta, el difunto pasaba a vivir eternamente en Amenti. Si por el contrario pesaba más, éste era devorado por el dios Sobek.

Esta acción se llevaba a cabo en la sala de las Dos Maat, de las Dos Verdades o la sala de la Doble Maat. Referencias a este juicio las encontramos ya en los textos de las pirámides. Cuando el Libro de los Muertos empezó a tomar importancia como guía que los difuntos debían seguir para llegar al más allá, la “confesión negativa” ocupará entonces el capítulo 125 del mismo.

De alguna forma podríamos considerar este texto como primero una plegaria y, posteriormente una purificación, ya que en un primer lugar hace referencia a una deidad para posteriormente decir la confesión correspondiente. También puede tomarse como una forma que se tuvo de unificar todo Egipto bajo la religión. A continuación transcribo aquí “la confesión negativa”:

Cita:
1. Oh “caminante” que viene de Heliópolis, no he obrado con falsedad.
2. Oh “quien abraza la llama” que viene de Kher-aha, no he robado.
3. Oh “el de la nariz” que viene de Khmun, no he guardado rencor ni creado enemigos donde no los había.
4. Oh “tragadora de la sombra” que viene de Qernet, no he asesinado.
5. Oh “terrible de rostro” que viene de Rosetjau, no he desobedecido requerimientos (Esta afirmación en jeroglíficos tiene una segunda interpretación, y es: “No he desobedecido ofrendas necesarias”. Se refiere a honrar a los muertos, realizar ofrendas para satisfacerlos, por lo tanto se está diciendo que no se desoyó ese deber)
6. Oh “par de leones” que vienen del cielo, no he distorsionado el discurso.
7. Oh “cuyos ojos están en llamas” que viene de Sauty, no he robado nada que pertenezca a Netjer.
8. Oh “la furibunda” que avanza y retrocede, no he dicho mentiras.
9. Oh “rompedor de huesos” que viene de Neni-Nisut, no he robado ofrendas.
10. Oh “llama brillante” que viene del templo de Ptah en Menfis, no me he degradado ni desagradado a mí mismo.
11. Oh “el de la caverna” que viene del Oeste, no he fornicado con menores (Ha sido mal traducida apareciendo como “no he sido homosexual” en diferentes publicaciones, cuando en realidad textualmente significa “no he tenido sexo con niños que se dedican a la prostitución”)
12. Oh “el blanco de dientes” que viene desde Fayun, no he sido corrupto.
13. Oh “el que se nutre de sangre”, que sales de la sala de sacrificio. No maté ningún animal sagrado.14. Oh “el de los pies calientes” que viene del amanecer, no me he lastimado a mí mismo con mentiras.
15. Oh “señor de la verdad” que viene del lugar de la matanza, no he sido usurero del grano.
16. Oh “errante”, que sales de Bubastis! No me entrometí en cosas ajenas.
17. Oh “señor de Maat” que viene de la Sala de las Dos Verdades, no he divulgado secretos.
18. Oh “el que camina hacia atrás” que viene de Per-Bast, no he confundido.
19. Oh “ganso que viene de Heliópolis”, no he discutido sin razón.
20. Oh “el maligno” que viene de Ity, no he copulado con la esposa de otro hombre.
21. Oh “serpiente ardiente” que viene del lugar de la ejecución, no he copulado con la esposa de otro hombre.
22. Oh “el que mira por sobre sus ofrendas” que viene de la casa de Min, no he tenido sexo indiscriminado e insensible.
23. Oh “jefe de los grandes dioses” que viene de Yam, no he aterrorizado a las personas.
24. Oh “el derrocador” que viene de Qis. No transgredí nada.
25. Oh “el que enlaza el discurso” que viene de la inundación, no me he consumido a mí mismo por odio.
26. Oh “el joven” que viene de Wabui, no he sido negligente para con Maat.
27. Oh “el cubierto” que viene de las nubes, no he causado sufrimiento o tristeza.
28. Oh “el que trae sus ofrendas” que viene de Sau, no he sido rencoroso.
29. Oh “el que prevee el discurso” que viene de Wensy, no he causado tumulto y/o conflictos.
30. Oh “señor de los rostros” que viene de Nedjfet, no he sido impaciente.
31. Oh “acusador”, originario de Utjenet. No transgredí mi condición de encolerizarme contra dios.
32. Oh “Señor de los dos cuernos” que viene de Sauty, no he hablado de más.
33. Oh “Nefertum”, que viene de Het-ka-Ptah, no me he llevado hacia el mal, no he hecho el mal.
34. Oh “Tem-sep”, que sales de Busiris! No insulté al rey.
35. Oh “el que trabaja en su corazón” que viene de Tjebu, no he pisado el agua.
36. Oh “golpeador del agua” que viene del Nun, no he exaltado mi propia voz.
37. Oh “Regidor de los hombres”, que sales de tu Residencia. No blasfemé contra dios.
38. Oh “Procurador del bien”, que sales de Huy. No me comporté con insolencia.
39. Oh Neheb-kau, que sales de la Ciudad. No hice excepciones en mi favor.
40. Oh “el de la cabeza santa” que viene de su altar, no he malversado las tortas ofrendadas.
41. Oh In-dief, que sales de la Necrópolis. No calumnié a dios en mi ciudad.
42. Oh “el de colmillos blancos” que viene de la ciudad del lago, no he matado el rebaño divino.

A continuación pongo una tabla que indica más precisamente la deidad a la que se refiere en concreto, la región de Egipto y el “pecado”:
(Perdonad pero cree este archivo primero en word y no se pegan aquí las tablas… puf… jeje, pero bueno, esta organizado tal como se ve en la primera fila: Epigrafe, Deidad a la que se refiere (si la hubiese o se conociese), lugar de donde proviene y pecado que juzga):

Epígrafe Nombre del dios Ciudad o lugar Asociado. Crimen que juzga.
1. Caminante. Ra. Heliópolis. Falsedad.
2. El que abraza la llama. Hapy. Kher-aha. Robo.
3. El de la nariz. Thot. Khmun. Pillaje/ Rapiña.
4. Tragadora de sombra. Ammyt. Qernet Asesinato.
5. Terrible de rostro. Rosetjau. “No oír a los dioses”
6. Par de leones. Shu y Tefnut. El cielo. Destrucción de comida.
7. El de los ojos de fuego. Upuaut. Letópolis. Robar a los dioses.
8. La furibunda Uareus (Ojo de Ra). Khetkhet. Mentir
9. Rompedor de huesos. Haroeris. Herakleópolis. Robar ofrendas.
10. Llama brillante. Sekhmet. Menfis. Infravalorarse.
11. El de la caverna. Osiris. Occidente. Pederastia.
12. Blanco de dientes. Sobek. Fayum. Corrupción.
13. El que se nutre de sangre. Casa de sacrificio. Matar a un toro sagrado.
14. El de los pies calientes. Set en su faceta “positiva” que lucha contra Apofis. Casa de los Treinta. Perjurio.
15. Señor de la verdad. Maat. Lago Mariut. Robar pan.
16. Errante. Horus de Hekenu. Bubastis. Escuchar a escondidas.
17. Señor de Maat. Thot. Heliópolis. Cotillear.
18. El que camina hacia atrás. Andyety. Andyet. Malinterpretar deliberadamente.
19. Ganso que viene de Heliópolis. Bennu. Heliópolis. Discutir.
20. El maligno. Apofis. Sala del Juicio. Adulterio.
21.Serpiente ardiente. Apofis. Sala del Juicio. Adulterio.
22. El que mira por sus ofrendas. Min. Templo de Min. Lujuria.
23. Jefe de los grandes dioses. Horus. Imu. Atemorizar.
24. El derrocador. Haroeris. Huy. Transgredir.
25. El que enlaza el discurso. Ueryt. Odiar/ Ser muy temperamental.
26. El joven. Herymaat. Heqa-andy. No atraer la verdad.
27. El cubierto. Amon. Uenes. Causar disturbios.
28. El que trae sus ofrendas. Heka. El lugar secreto. Rencor/ engañar.
29. El que prevee el discurso. Forma local de Set. Wensy. Hacer mal.
30. Señor de los rostros. Horus Nedyefet. Impaciencia.
31. Acusador. Uetyenet. Dañar la imagen de una deidad.
32. Señor de los dos cuernos. Asyut. Charlatanería.
33. Nefertum. Nefertum. Menfis. Malos actos/ actuar con maldad.
34. Tem-Sep Osiris. Busiris. Conjurar contra el rey o la autoridad.
35. El que trabaja en su corazón. Tyebu. Contaminar o derrochar agua.
36. Golpeador del agua. Num/ el abismo. Hablar con soberbia.
37. Regidor de los hombres. La casa, el hogar. Blasfemar contra los dioses.
38. Procurador del bien. El nomo harpón. Ser insolente.
39. Procurador de los poderes. Las ciudades. Tratarse de forma diferente.
40. El de la cabeza santa. La caverna. Robar ofrendas.
41. El que da y recibe. Necrópolis. Blasfemar.
42. El de los colmillos blancos. Heryshef Heracleopolis. Dominar/ matar a animales sagrados.

Antes de nada indicar que en las diferentes fuentes encontrareis diferentes traducciones. Yo para este artículo he pretendido conciliar tres, lo que ha sido una ardua tarea, jeje.

Como podemos observar no he incluido deidad asociada en todos ellos. Esto se debe a que no siempre se encuentra la deidad correcta, ya que no suelen especificar el nombre concreto en ninguna confesión. Por otro lado hay deidades que se presentan repetidas. Esto es muy simple, ya que algunos dioses eran deidades locales en diferentes regiones en sus diferentes facetas. Aunque las confesiones 20 y 21 dicen cosas aparentemente diferentes se indica que ambas hacen referencia a Apofis, se desarrollan en el mismo lugar y se refieren a lo mismo. Se cree que esto se debe a que el adulterio era el delito más castigado en Egipto, de ahí la necesidad de repetirlo.

No hay que hacer muchos esfuerzos para deducir que estas 42 confesiones negativas son muy similares a los 10 mandamientos presentados por Moisés. Otra vez este profeta judeo-cristiano queda mezclado con las tradiciones egipcias, pudiéndose deducir de ello que los 10 mandamientos fueron recreados a partir de este texto.

El texto propone una forma ritualística relacionada directamente con el inframundo. Quizás nos preguntemos entonces como si no trabajamos con el inframundo podamos acoplar este texto a nuestra práctica mágica diaria. Pues bien, ahora intentaré exponer este concepto.

Lo primero que tenemos que precisar es que si trabajamos con magia egipcia debemos tener en cuenta que “el mago ha de ser justo de voz” (Maa Jeru), ya que al igual que los dioses habían creado el mundo nombrando todas las cosas, la palabra del mago funcionaba de la misma manera (a imagen y semejanza de las deidades). La palabra debía estar conformada por Maat, de modo que esa palabra justa era creadora y daba vida. Así una forma de usar estas confesiones para la magia es leerlas, de forma que el mago sea purificado con las acciones que no ha cometido. En otras palabras, el mero hecho de leerlas implica una purificación.

Algunas ordenes mágicas, no obstante, han creado una forma más “rápida” de usar esta purificación ritual que, además, no compromete la energía de tantas deidades (42 en concreto). A continuación transcribo dos de diferentes corrientes:

Cita:
¡SALVE, GRAN DIOS, SEÑOR DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA!
Heme ante Ti, Dueño Mío, Trajéronme para ver tus bellezas…
Traigo conmigo la Verdad…
NO HE COMETIDO iniquidad contra los hombres.
NO HE OPRIMIDO a los pobres.
NO HE FORZADO al trabajo a ningún hombre libre, más alá de lo que él mismo buscara.
NO HE DELINQUIDO.
NO HE COMETIDO lo que es abminación para los Dioses.
NO HE SIDO causa de que el esclavo fuese maltratado por su amo.
NO HICE PADECER HAMBRE.
NO HICE LLORAR a ningún hombre.
NO HE ASESINADO a nadie.
NO HE TRAICIONADO a ninguno.
NO HICE MENGUAR en un ápice las provisiones del Templo.
NO ECHE A PERDER el pan de ofrenda a los Dioses.
NO LLEVE A CABO ningún acto carnal dentro del sagrado recinto del Templo.
NO FE BLASFEMADO.
NO FALSIFIQUE el peso de la Balanza.
NO HURTE la leche de la boca de los niños.
NO HE APRESADO con redes las aves de los Dioses.
SOY PURO, SOY PURO, SOY PURO.
Cita:
“¡Salve, dios grande, Señor de la Verdad y de la Justicia, Amo poderoso: heme aquí llegado ante ti! ¡Déjame pues contemplar tu radiante hermosura! Conozco tu Nombre mágico y los de las cuarenta y dos divinidades que te rodean en la vasta Sala de la Verdad-Justicia, el día en que se hace la cuenta de los pecados ante Osiris; la sangre de los pecadores, lo sé también, las sirve de alimento. Tu Nombre es: “El-Señor-del-Orden-del-Universo-cuyos-dos-Ojos-son-las-dos-diosas-hermanas”. He aquí que yo traigo en mi Corazón la Verdad y la Justicia, pues he arrancado de él todo el Mal. No he causado sufrimiento a los hombres. No he empleado la violencia con mis parientes. No he sustituido la Injusticia a la Justicia. No he frecuentado a los malos. No he cometido crímenes. No he hecho trabajar en mi provecho con exceso. No he intrigado por ambición. No he maltratado a mis servidores. No he blasfemado de los dioses. No he privado al indigente de su subsistencia. No he cometido actos execrados por los dioses. No he permitido que un servidor fuese maltratado por su amo. No he hecho sufrir a otro. No he provocado el hambre. No he hecho llorar a los hombres, mis semejantes. No he matado ni ordenado matar. No he provocado enfermedades entre los hombres. No he sustraído las ofrendas de los templos. No he robado los panes de los dioses. No me he apoderado de las ofrendas destinadas a los Espíritus santificados. No he cometido acciones vergonzosas en el recinto sacrosanto de los templos. No he disminuido la porción de las ofrendas. No he tratado de aumentar mis dominios empleando medios ilícitos, ni de usurpar los campos de otro. No he manipulado los pesos de la balanza ni su astil. No he quitado la leche de la boca del niño. No me he apoderado del ganado en los prados. No he cogido con lazo las aves destinadas a los dioses. No he pescado peces con cadáveres de peces. No he obstruido las aguas cuando debían correr. No he deshecho las presas puestas al paso de las aguas corrientes. No he apagado la llama de un fuego que debía de arder. No he violado las reglas de las ofrendas de carne. No me he apoderado del ganado perteneciente a los templos de los dioses. No he impedido a un dios el manifestarse. ¡Soy puro! ¡Soy puro! ¡Soy puro! ………”

_____________________________________________________________

Si en su defecto no nos convence ninguna estas nada nos prohíbe generar la propia o, en su defecto, utilizar una de las traducciones originales. Eso sí, debemos leerla antes de utilizarla, ya que es muy probable que ellas se contradigan a nuestra forma de pensar actual o la traducción sea mala. Conviene ver varias opciones y, sobre todo, entenderlas, para no solo decir, sino también sentir lo que se quiere expresar. De ésta forma la purificación será mas concreta.
Algunas corrientes, como es el caso del Kemetismo Ortodoxo, animan no sólo a usar estas purificaciones antes de un ritual, sino que a leerlas a diario, conocerlas y aplicarlas en la vida diaria, con el fin de traer Maat a nuestras vidas. Leerlas todas las mañanas nos anima a reafirmarlas y usarlas en las situaciones que nos encontremos, por lo que esa sencilla práctica nos ayudará muchísimo en nuestro desarrollo espiritual y mágico. Otra cosa que podemos hacer es imprimirlas en un folio o escribirlas a mano y dejarlas sobre el altar como “ofrenda”, pidiendo a las deidades que nos “ayuden” a llevarlas a cabo.

_____________________________________________________________
Fuentes.

– Castel, Elisa, Gran diccionario de Mitología Egipcia, Madrid. Ed. Aderabán, 2002.
– Heydeman, Eryl, “Que se entiende por el concepto Ma’at”, en Instituto de estudios del Antiguo Egipto [en línea] www.institutoestudiosantiguoegipto.com.
– S/A, “La confesión negativa”, en HistoriaWeb [en línea], http://perso.wanadoo.es/historiaweb/
– S/A, “La confesión negativa en la religión Egipcia”, en Logia Discípulos de Pitágoras [en línea],http://memphismisraim.netfirms.com.
– Soria Trastoy, Teresa, “La sala de la doble Maat”, en Egiptomanía, [en línea],http://www.egiptomania.com.
– Tadagyt-er-Ra, “Las 42 purificaciones de la psicostásis negativa”, en Kemet Resy [en línea],http://siathethert.wordpress.co

Bendiciones para niños recién nacidos

En el mes de marzo de 2009, una amiga buscaba una bendición para un niño recién nacido. Existe y es conocida la bendición para las niñas recién nacidas que Jeza escribió; inspirada por su Rito, escribí el siguiente bajo el nick de Arikelilla:

Bendición del camino de los Dioses, por Ayra.

Que Bes, señor de la vida, te de su bención, que tu gestación traiga todas sus gracias sobre tí, que tu camino sea protegido, en cada uno de los pasos que das en tu hogar. Que Bes, te bendiga y te muestre los caminos del ser. Que Bes te muestre que el mundo no es girar y llegar a un lugar, sino que es buscar un camino y que encontrarlo solo el principio de una gran viaje que está por llegar.

Que Zeus te enseñe a valorar la paternidad, y guiado de su mano aceptes el fuego que quema los huesos por el amor y la fraternidad. Que Zeus te bendiga con el buen juicio y la facilidad de la palabra justa. Que la bendición de Zeus te enseñe a valorar el trabajo de tus padres y te muestre el respeto y la devoción por lo que hacen por tí.

Que Thot, derrame sobre tí el agua de la sabiduría, la paciencia, la apreciación de los ciclos lunares. Que te muestre que errar es solo una forma de aprender, y que el saber se carboniza en las sienes. Que Thot te de su bendición y con ella, la constancia, la energía y la fuerza para caminar y aprender en igual medida. Que te tienda su mano cuando no sepas a donde dirigirte y te aconseje en las disyuntivas de esta vida.

Que Hermes, guardian de las puertas, espía nocturno, te ayude a interpretar las señales que lucirán en tu camino. Que la bendición de Hermes abra para tí los mensajes que no podemos ver para que ampare tu sentido. Que sea tu guía cuando tengas que tomar decisiones para el futuro, y te muestre el sendero que mejor te habrá de llevar.

Que Eros, te muestre al amor verdadero, aquel que nace entre los hombres en la amistad, las parejas y la Naturaleza, madre y hermana. Que Eros te enseñe a amar sin medida. Que te muestre que el dolor es parte del amor y lo aceptes de modo tal que siempre recuerdes que amar y ser amado es sentir el sol por ambos lados. Que Eros te enseñe a justamente dar y recibir. Que Eros te bendiga y las ninfas en su fondo níveo, te muestren que son hermanas de la risa y el llanto y comprendas.

Que Ares, te recuerde que la vida es una guerra, que has de luchar con el corazón limpio, sin temor a las heridas. Que Ares te susurre bienaventuranzas en tus batallas, constancia en tus acciones y gratitud para quien te ofrece su brazo. Que Ares te de su bendición y con ella comprendas que hay un lugar y un momento para cada cosa, y seas capaz de retirarte cuando la lucha no sea justa o el momento no sea idóneo.

Que Apolo te bendiga con el aprecio al Arte, que sepas creer en las obras que los demás no creen, para que tu corazón crezca sano y lleno de hermosuras que puedas comprender. Que encienda para tí las luces de los oráculos, para que veas los caminos en las noches más oscuras. Que Apolo te bendiga con la luz que ilumina.

Que Hipnos vele tus sueños, que bendiga tu descanso, y te revele el significado autentico de todo lo que oniricamente ves, para que tu crecimiento no se limite a este plano. Que Hipnos te bendiga con las nieblas de los sueños y que puedas levantarlas para resolver tus dudas en las noches más cerradas.

Que Cronos te bendiga con el tiempo necesario para aprender, para que pongas en todo lo que haces generosidad, alegría y esfuerzo. Que comprendas que es la mejor inversión que harás a lo largo de tu vida. Que Cronos te de el tiempo que haga falta para que puedas enseñar esto a las generaciones que te sigan.

 

Este es el original del que me inspiré.

 

Bendición del camino de las Diosas, por Jeza.

Que Hestia te ayude a volver hacia tu centro, hacia el sagrado hogar, mandala interno de tu verdad y de tu ser. Lugar silencioso y solitario, acogedor y amoroso. solamente así podrás amparar a tus hermanas, solamente así podrás tener una vida que sea digna .

Que Deméter te permita extender el fuego sagrado para la comunidad que te rodea, que ella te enseñe la simplicidad del amor gratuito, libre y alegre. Que Deméter te guíe en la maternidad, te muestre los caminos de la confianza en tí misma, de la paciencia y la perseverancia para con los pequeños.Que Deméter te conceda la bendición de la sabiduríaa materna.

Que Atena te traiga la visión más amplia, que te bendiga con la sabiduría de las artes y las ciencias. Que Atenea te dé el don de la objetividad, de la firmeza y de la cualificación. Que te enseñe a ser intrépida cuando sea necesario y prudente cuando sea la hora. Que Atenea te oriente en las asociaciones y en las profesiones, ayudándote a prosperar en un mundo masculino.

Que Perséfone te enseñe que no todo lo que existe está expuesto bajo el sol, y que la racionalidad tiene alcance limitado. Que recibas el don de la intuición y de la profundidad. Que puedas ser aprendiz de hechicera al ir rumbo a los misterios que habitan en tí misma. Que Perséfone te muestre la belleza y el sentido de los sueños, de los antojos y de las visiones, dándote el poder paraa brotar.

Que Artemisa, nuestra hermana más antigua, la siempre joven y brillante Artemisa, sea rescatada del fondo del alma femenina. Que ella te muestre las corrientes que te aprisionan y te dé la fuerza y el coraje para quebrarlas, para romper los tabúes y desafiar los límites . Que Artemisa te conceda la bendición de respirar los aires frescos del verde nuevo de la naturaleza , que te haga sentir escalofríos de placer al correr libre como Atalanta.

Que Hera llegue hasta tí con su manto estrellado de reina, dándote el poder que ella guarda. Que con Hera descubras el respeto vpara ocntigo misma y lo sepas imponer a los demás. Que Hera te conceda la autoridad y la dignidad de un liderazgo capaz de traer equilibrio y jusicia a nuestro mundo y a tu vida en él.

Que, finalmente, madura y libre, sabia e intrépida, profunda y objetiva, puedas encontrar a Afrodita, la diosa del amr y de la gracia. Que la belleza de Afrodita irradie armonía y equilibrio en tu vida. Que el amor de Afrodita guíe tu propio amor, en primer lugar para contigo misma.

_________________________________________

 

Fuente: wiccanos.com